Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Nuestras Historias

Publicidad

El libro de Snowden (que EU no quiere que leas) sobre cómo la CIA espía al mundo

En su libro 'Vigilancia Permanente', el ex espía de la CIA combina evidencias del espionaje mundial por parte de Estados Unidos con el relato de su vida.
Vigilancia permanente de Edward Snowden
'Permanent Record' se lanzó en México bajo el nombre de 'Vigilancia Permanente'.

Edward Snowden lo dice sin reparo: hay una posibilidad de que CIA, agencia de inteligencia estadounidense para la que trabajaba, pudiera asesinarlo o que su natal Estados Unidos pidiera su extradición ahora que su asilo en Rusia expire en 2020.

El ex espía vive en Moscú desde 2013, cuando tenía 29 años e hizo públicos los mecanismos de vigilancia masiva de proporciones mundiales por parte de la CIA y la NSA. Y aunque ya ha hecho solicitudes de asilo en países como Francia y Alemania, éstas aún no se resuelven.

Ahora sé que nunca más volveré a tener control sobre lo que me pase. A lo mejor me atropella un autobús o se me cae encima un edificio; o me devuelven a Estados Unidos. Puede que unos agentes de la CIA me maten a tiros aquí mientras voy por la calle, o que un país europeo me acepte y pueda vivir una vida feliz hasta que, en algún momento, Estados Unidos me reclame. Conozco bien el juego”, diría Snowden en entrevista al diario alemán Die Welt y retomada por el diario español El País .

Participé en el cambió más significativo de la historia del espionaje estadounidense: el paso de la vigilancia selectiva de individuos a la vigilancia masiva de poblaciones enteras

Con su pasaporte cancelado y declarado enemigo del Estado, el especialista en tecnologías ahora enfrenta, además, la demanda del gobierno estadounidense por la publicación de su libro Vigilancia Permanente, lanzado este martes en México por la editorial Planeta.

Edward Snowden
Edward Snowden vive actualemente en Rusia.
Publicidad

La demanda, anunciada por el Departamento de Justicia de ese país, alega que el autor violó obligaciones expresas y que publicó su obra sin haberla remitido a las dos agencias (CIA y NSA) para su revisión previa.

“Violó sus acuerdos de no divulgación (al dar) charlas sobre asuntos relacionados con inteligencia”, aseguró la dependencia.

Con esto, el Departamento no pretende detener la distribución del libro, sino que su autor no reciba beneficios monetarios de éste. Como sea, el libro ya está en tiendas y el testimonio de Snowden ya circula.

Participé en el cambió más significativo de la historia del espionaje estadounidense: el paso de la vigilancia selectiva de individuos a la vigilancia masiva de poblaciones enteras. Ayudé a hacer tecnológicamente posible que un solo Gobierno recopilase todas las comunicaciones digitales del mundo, las almacenase durante años y las explorase a voluntad”, expone el primer capítulo del libro.

Vigilancia permanente de Edward Snowden
'Permanent Record' se lanzó en México bajo el nombre de 'Vigilancia Permanente'.

Dividido en tres partes, el libro presenta –en palabras del autor– evidencias de los delitos del Gobierno, aunque no devela secretos gubernamentales, como la identidad de agentes secretos o movimientos de tropas.

En las profundidades de un túnel bajo un campo de piñas (una antigua fábrica de aviones subterránea de la época de Pearl Harbor), me sentaba ante un terminal desde el que tenía acceso casi ilimitado a las comunicaciones de casi todos los hombres, mujeres niños de la tierra que alguna vez hubiesen marcado un número de teléfono o tocado un ordenador”.

Sentirse perdido y hundirse anímicamente fueron los primeros síntomas de la impotencia del analista ante la imposibilidad de llevar este secreto a una corte. De este hecho, y desde las cuales parten sus reflexiones, Snowden combina evidencias del espionaje mundial por parte de Estados Unidos con el relato de su vida.

Cuenta, por ejemplo, que lo primero que hackeó en su vida fue la hora de dormir, en la noche en que cumplía seis años.

Acababa de pasar uno de los mejores días de mi joven vida, con mis amigos, una fiesta e incluso regalos, y no iba a dejar que terminase sin más sólo porque el resto de la gente tuviera que volver a casa. Así que, a escondidas, me puse a atrasar todos los relojes de la casa unas cuantas horas; el reloj del microondas me costó menos que el del horno, aunque solo fuese porque llegaba mejor a él”, relata Edward Snowden en Vigilencia Permanente.

Te enviamos estudios, noticias sobre ciencia y más
Recibe las información más relevante.

.¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad