Los cuatro errores que más odio de un restaurante

No te pierdas la columna semanal de "El Food Spy" y disfruta de sus recomendaciones
-
El Food Spy  -  (Foto: El Food Spy)

En el mundo de la gastronomía hay de todo, desde el changarro más chiquito y delicioso en donde por 40 pesos puedes tener un festín inolvidable hasta el menú degustación "no me olvides" de La Table Krug (dentro del St. Regis Mexico City) de 3,500 pesos. Sin embargo, en este delicioso mundo de la restaurantería, hay ciertos errores que simplemente delatan o bajan dramáticamente la experiencia de comer en un restaurante. Imperdonables #FoodFails.

Los endulzantes viejos

Estamos de acuerdo que poder tomar un buen café es parte esencial de un gran desayuno, y no se puede concebir terminar una buena comida sin un gran café. Bueno, entonces, si ésta es la industria de la hospitalidad y el café es un gran momento para disfrutar, ¿por qué diablos algunos restauranteros limitan sus opciones de endulzantes a Sweet’n Low? Si, ese sobrecito rosa con sacarina –patentada en 1957– que deja un TERRIBLE sabor de boca y echa a perder cualquier café.  Para mi, el Sweet’n Low es la mejor invitación para decirle a un comensal "párate y vete, no queremos que hagas sobremesa aquí". ¿Qué tan difícil es acompañar el azúcar tradicional con la media docena de opciones (algunas más ricas que otras) para endulzar: miel, miel de agave, azúcar morena, piloncillo, stevia, splenda, etc. En todos estos años no he conocido a una sola persona que me diga “a mi me gusta muchísimo el Sweet’n Low”, ¿ustedes si? Ponerlo en la mesa te delata.

Pan feo y frío

La buena cocina (de cualquier precio) hace mucho tiempo entendió que un restaurante digno debe tener un buen pan, ya sea de sus hornos, comprado o artesanal. Si lo sirven calientito es una forma de decirle al comensal: ¡Bienvenido!. El pan viejo, duro plasticoso es otro gran #FoodFail

Agua "frescas"

Hace pocos meses fuí a un restaurante que era candidato a un reconocido premio de gastronomía en México. Veo el menú, veo que tienen aguas frescas y cuando pregunto los sabores, me dicen: “horchata y jamaica”. Se me hizo agua la boca, pero no me gustan las aguas frescas muy dulces y les pregunté: “¿Me la puedes traer sin endulzar o no muy dulce?” A lo que el mesero me respondió: “No, fíjese que son aguas de concentrado, de jarabe! Triste.

La leche solo fría

Regresamos al tema del café, y perdón que sea tan necio, pero el café es un momento especial de la comida donde disfrutas la experiencia de estar en un lugar. Así como el aperitivo o el digestivo es TU momento, es muy fácil arruinarlo porque “no hay leche caliente” o “solo tenemos Coffee Mate”. Son dos formas de decirte: “ya llégale; necesitamos la mesa para alguien más”.

Lo peor de estos 4 #FoodFails y todos sus exponentes es ninguno dejaría pobre a un restaurantero ¡Por Dios! Estamos hablando de pan, endulzante, leche caliente y agua con fruta. Señores, amigos restauranteros, pónganse las pilas o nos verán dejar de visitarlos por charros.

Nos vemos a la próxima, ¡o comamos! (pero solo si hay buen pan y café, como Diós manda).

 

Instagram: @el_foodspy

Mail: ElFoodSpy@gmail.com

También podría interesarte

Ahora ve
¿En Islandia te pagan por casarte?
No te pierdas
×