3 lugares para comer ostiones en México que debes conocer

Embestir un ostión es revivir una experiencia carnal, casi sexual, en la mesa
-
Aydee Cuevas  -  (Foto: Aydee Cuevas)

"Tenía un sabor de agua de mar, de salmuera y carne, y, de alguna manera, del futuro. Todo era diferente. Todo. No sólo había sobrevivido, lo había disfrutado. Mis padres se estremecieron, la expresión de repulsión de mi hermano reforzó la sensación que yo tenía: me convertí en hombre. Tuve una aventura, probé el fruto prohibido y, todo lo que siguió en mi vida —la comida, el autodestructivo trabajo de probar algo nuevo: drogas, sexo o otra nueva sensación— derivaría de este momento. Había aprendido algo. Visceral, espiritual —incluso precursor y sexual— y no había vuelta atrás".  En su libro Kitchen Confidential (2000), Anthony Bourdain describe su primer ostión durante sus vacaciones en Gironda, Francia. Y es que este encuentro sólo puede comparársele con una experiencia carnal, pero de otro mundo. Uno más profundo en el que descubres a qué sabe el mar.

¿Dónde comerlo?

Tres que hay que probar: ostiones tempura, Sole Raw and Oyster Bar, General Prim 95, Juárez, Ciudad de México; ostiones Rockefeller, La Docena, Sao Paulo 1491, Providencia, Guadalajara; ostiones frescos, Finca Altozano, Carretera Tecate-Ensenada Km 83.

También podría interesarte

Ahora ve
Canciones que este 2017 cumplen 20 años
No te pierdas
×