Este es el secreto del mejor ron de Guatemala

Te proponemos un viaje al país centroamericano a través de uno de sus grandes íconos de exportación: el ron Zacapa.
Ron Zacapa  Ron Zacapa  (Foto: Cortesía)

El paisaje guatemalteco es ampliamente diverso en cuanto a vegetación y accidentes geográficos. De esta manera, se distinguen siempre en el horizonte numerosos volcanes que son parte del Cinturón de Fuego del Pacífico, una enorme agrupación de estos impresionantes colosos entre los que destacan el Tajumulco, el Acatenango o el Tacaná. Se estima que en todo el país hay más de 324 focos eruptivos y entre 32 y 34 cumbres volcánicas, de hecho, constituyen algo tan típico del paisaje que hasta los encontramos representados en el escudo de armas del país.

Es ese mismo suelo volcánico lo que resulta determinante en las tierras bajas de clima tropical, situadas aproximadamente a 350 metros sobre el nivel del mar, para que en ella crezcan unas cañas de azúcar de gran calidad. Es por eso que en extensas plantaciones como la de Retalhuleu se obtiene una excepcional materia primigenia con el extracto que aparece tras el primer prensado: “la miel virgen de caña”, harto superior en sabor a la melaza. Así es como empieza el viaje hacia lo excepcional de Ron Zacapa Centenario, un ron que toma todos los mejores elementos de su país, del más bajo al más elevado, para obtener todo un patrimonio líquido del mismo.

Ron Zacapa
 Ron Zacapa  (Foto: Cortesía)

El multipremiado destilado conmemora además una historia, la de una centenaria parada de ferrocarril fundada en 1876 de Zacapa que se convirtió en una ciudad bulliciosa. Pero, aún tomando el nombre de la singular ciudad, uno debe desplazarse más para encontrar aquel rincón que casi parece secreto en el que dicho ron se convierte en el mejor del mundo.

A 2,300 metros sobre el nivel del mar y descansando sobre las faldas superiores de una gran montaña, encontramos las tierras altas de Quetzaltenango, el lugar designado para la planta de añejamiento de Ron Zacapa, apodada cariñosamente como “la casa por encima de las nubes”. El paradisíaco lugar tiene unas condiciones únicas que colaboran al proceso, como una temperatura media de 16.6 °C y una baja presión atmosférica. En esta fría intimidad, la miel de caña se fermenta con una levadura propia de nombre Saccharomyces cerevisiae que proviene de la piña, una de las principales exportaciones del país. Después se pasa a su mezcla y posterior añejamiento, dándole sus primeras notas de sabor y carácter.

Los ojos perfeccionistas de la master blender Lorena Vásquez supervisan todo el proceso para asegurarse de que cada botella cumpla todos los requisitos necesarios para ser de una gran calidad. Siendo una de las pocas mujeres que ostentan tan distinguido título, su persona es indivisible de lo que el Ron Zacapa Centenario representa. De hecho, ella fue la encargada de seleccionar la locación privilegiada para dicha planta y es la responsable de sus mayores innovaciones en los últimos años. Desde su mezcla, Vásquez se ocupa de que todo ayude a conservar los profundos sabor, aroma y color que hacen que el ron reciba reverencias de los expertos de todo el mundo que lo prueban.

Ron Zacapa
 Ron Zacapa  (Foto: Cortesía)

En su deslumbrante localización, el ron pasa por su propio sistema de solera hecho a medida para que el contenido reciba la mejor infusión de las barricas. Así, se mezclarán rones de distintas edades cuyas gotas pasarán por todo tipo de barricas que contuvieron whisky americano, vinos de Jerez, coñac francés o vino dulce Pedro Ximénez. Dependiendo de la variedad, los rones son añejados entre 6 y 25 años para que intercambien sus propiedades con las barricas. Vásquez supervisa cada parte del proceso, antes del eventual embotellado.

Incluso en su recipiente se muestra la herencia histórica del país a través de la artesanía. Originalmente, las botellas de Zacapa se presentaban totalmente cubiertas en un trenzado de palma de petate tejido en varios pueblos de Chiquimula, El Quiche y el Progreso, siguiendo fielmente la tradición del imperio maya. Sin embargo, este símbolo ancestral de realeza poco a poco se fue reduciendo hasta presentarse en la forma de un elegante anillo que rodea las botellas de Zacapa 15 y Zacapa 23 y que el cristal de la singular Zacapa XO imita a modo de patrón.

El proceso acaba, como todo buen ron, en un vaso dispuesto para ser bebido. Aromas intensos a vainilla, frutas pasas como ciruela, caramelo o intensos que se aprecian mejor cuando se toma solo y disfrutas un sabor que, al fin y al cabo, resume todo su país de origen.

Ron Zacapa
 Ron Zacapa  (Foto: Cortesía)
  • Más sobre:
  • Ron
Ahora ve
Video: 8 cosas que no sabías sobre Marilyn Manson
No te pierdas
×