6 lugares imprescindibles en el mundo de Sherlock Holmes

Tras las huellas de Sherlock Holmes, Londres no podría entenderse sin Sherlock Holmes, el héroe nacional que creó Sir Arthur Conan Doyle hace exactamente 130 años. Sigue su pista con estas locaciones.

Baker Station

1
BAker  Estación de metro Baker Street  (Foto: Juan Carlos Villanueva)

Imagina que arribas a Londres, y con el tiempo a contrarreloj, debes atravesar, tocar y contemplar los puntos emblemáticos de una metrópoli creada a semejanza del universo de Arthur Conan Doyle y su Sherlock Holmes. Así, apareces súbitamente en la estación Baker Street (en el epicentro donde se conjugan las líneas Bakerloo, Jubilee, Hammersmith, Metropolitan y Circle). El periplo comienza justo en esta estación, donde te sorprende una figura monumental de Sherlock Holmes, una de las pocas estatuas en Londres dedicadas a personajes de ficción. Entonces, cruzas el andén y sigues ciertas coordenadas que se antojan obvias: una azulejería de la estación decorada con el perfil de nuestro ilustre personaje, el detective Holmes, te conduce precisamente a al cuartel base del conocido detective Sherlock Holmes y su fiel escudero Dr. Watson: el 221b de Baker Street.

Museo Sherlock Holmes

2
Museo  Museo Sherlock Holmes  (Foto: Especial)

El número 221-b de Baker Street se encuentra la guarida de Sherlock Holmes, pero también el lugar donde se le rinde culto. El Museo de Shelock Holmes es un lugar de culto dedicado al personaje credo por Sir Arthur Conan Doyle. Según el relato, aquí vivieron Sherlock Holmes y el Dr. Watson. El Gobierno permite que el lugar mantenga en 221-b como número en honor a este héroe nacional, aunque en realidad corresponde al número 239. En este espacio, dentro de la ficción de Conan Doyle, vivió el detective Sherlock Holmes, de tal suerte que podremos conocer las diferentes habitaciones (el estudio y las habitaciones) y una serie de objetos que nos remitirán inevitablemente a los artilugios que describía Sir Arthur Conan Doyle, como ropas, sombreros, lupas, entre otras curiosidades.

Plaza Sherlock Holmes Hotel

3

Y es que Londres no sería entendido sin Holmes y tampoco sus espacios, íntimos rincones que resguardan mitologías, anécdotas y leyendas escritas a puño y letra del autor Conan Doyle. Así, el Park Plaza Sherlock Holmes Hotel en el 109 de Baker Street es una parada obligada. Dentro, encaminándonos al bar del hotel, con un poco de imaginación y dejándonos seducir por la magia literaria del lugar, podemos visualizar al Dr. Watson sentado junto a Holmes en el Sherlock Grill & Bar, acompañados de té y tostadas de mermelada tratando de descifrar el siguiente enigma. El Park Plaza Sherlock Holmes es un hotel de estilo boutique que se localiza a unos cuantos pasos de Oxford Street. En el Sherlock Grill & Bar no sólo encuentras té y galletas, también sirve comida británica moderna, elaborada con productos ecológicos, además de vinos selectos, cervezas y cócteles. La casona que remite sus orígenes al siglo XVIII es el perfecto escenario para varios momentos en la literatura de Holmes, pero también es el punto de partida ideal para visitar el Wembley (a sólo 15 minutos en metro), el museo Madame Tussauds, el zoológico de Londres.

Simpson’s-in-the-Strand

4
Simposn  Simpson’s-in-the-Strand  (Foto: Especial)

El antiguo refugio de Charles Dickens, Sir Arthur Conan Doyle y George Bernard Shaw parece detenido en el tiempo. ¿Eso le favorece? Depende, sólo si tu periplo es seguir las huellas de Holmes, este lugar es una tremenda locación. Esto es un pedazo de historia. El Simpson, localizado en Covent Garden, en el número 100 de Strand, era un recoveco sin ventilación y un tanto desalentador, cuyos únicos tics de animación eran la repetición enérgica de clichés de la vieja capital inglesa, pero este espacio, donde Holmes y Watson, resolvieron varios casos ha tenido un segundo aire. Abierto en 1828, este restaurante fue uno de los favoritos del asiduo visitante Sir Arthur Conan Doyle, principalmente durante aquellos que tenía el delirio de hablar con espíritus y espectros. Conan Doyle pensaba que los muertos le hablaban. Y sí, si uno se sienta en cualquier mesa del Simpson podrá escuchar la voz del pasado, del siglo XIX.

The Langham Hotel

5
The Langham Hotel  The Langham Hotel  (Foto: Especial)

Estar ante las puertas del Langham Hotel es encontrarse con más de 150 años de historia, pero no sólo eso, sino con todos los fantasmas, memorias, ese cúmulo de relatos espectrales que se aglomeran tras la puerta como seleccionando a quién entra y quién se queda fuera. Un espectacular y monumental hotel de 5 estrellas que abrió sus puertas en 1865, de hecho fue el primer Grand Hotel de Europa. En sus habitaciones, alguna vez Conan Doyle encontró la inspiración para ambientar parcialmente historias de Sherlock Holmes, como Escándalo en Bohemia y El signo de los cuatro. Si los ventanales y las fachadas del Langham hablaran, nos contarías instantes indelebles en el tiempo, en nuestra historia, como aquél que sucedió a las 10.10pm en la noche del 16 de septiembre de 1940, cuando cayó los alemanes dejaron caer una bomba dañando una de sus torres. Este lugar ha sido favorito por poetas, actores y personajes como Diana, la princesa de Gales, que se reunía aquí con Liza Minnelli.

The Criterion Restaurant

6

Según los relatos de Sir Arthur Conan Doyle, las raíces de conocimiento de Dr. Watson con Holmes se siembran en el restaurante Criterion –abierto en 1874– en el número 224 de Piccadilly. Existe un registro de Watson en este lugar, donde dice que él “está parado en el Criterion Bar” cuando oye la palabra de una figura excéntrica [refiriéndose, por supuesto, a Holmes] que necesita un compañero de cuarto. Incluso, hay una placa en el interior conmemorando ese momento que, según el autor Conan Doyle, sucedió en la celebración de Año Nuevo de 1881. Es un restaurante único con arquitectura neobizantina: techos dorados que se conjugan con el suelo de mármol y espejos.