Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Así nacieron las mini botellas de champagne

Esta presentación no es algo nuevo. Tiene una historia que te va a sorprender y que se remonta a 1893.
Champagne
La historia de las botellas mini de champagne

Si una copa de vino espumoso tiene la misma elegancia que andar de traje, entonces las mini botellas de champagne son algo así como quitarse la corbata y desabotonarse la camisa, pero sin perder el estilo. Y es que estos pequeños envases conservan la calidad, sabores, aromas y, por supuesto, la sofisticación de las burbujas.

El tamaño de estas botellas no es nuevo, al contrario, la primera referencia de un envase de menos de 750 mililitros se encontró en el archivo de Moët con fecha de 1893, formaba parte de una división especial y tenía la etiqueta White Star, que ya no se utiliza.

Siempre se han elaborado, pero durante el siglo pasado tuvieron un boom y se convirtieron en símbolos culturales en el mercado del lujo, pues se asociaron con la moda y el arte.

En la década de los treinta las botellas de champagne fueron un éxito instantáneo en los cafés de París. Matt Haig en su libro Brand Royalty: How the Top 100 Brands Thrive and Survive dice que Moët & Chandon “ha sido considerado como una bebida para ser visto bebiendo".

Publicidad

Además sommeliers de todo el mundo han contado su encuentro con las miniaturas (aunque no siempre hacen referencia a la misma marca).

Por ejemplo, Sarah Tracey, sommelier de The Lush Life y Villanelle en Nueva York, platicó que a principios de los 2000, Jean-Paul Gaultier hizo una alianza legendaria con la champagne Piper-Heidsieck, donde la botella estaba vestida con charol rojo y tenían versiones en mini que todos llamaban" baby Pipers " y que estuvieron en todas las fiestas de la época. Ahora es común que haya colaboraciones entre marcas de ropa y bebida, pero en aquel momento fue revolucionario.

Lo más innovador en este tema fueron las vending machines de mini botellas que presentó Moët & Chandon en los Golden Globes del año pasado y las celebridades se han encargado de agregarle un plus, pues el cantante John Legend y su esposa Chrissy Teigen encargaron una máquina propia como regalo para la familia Kardashian .

Newsletter

Has quedado suscrito al newsletter

Publicidad
Publicidad