Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Nuestras Historias

Publicidad

Pasos para preparar un buen highball japonés

El trago más sencillo del mundo está reviviendo en las barras del mundo. Aquí te decimos todo lo que tienes que saber para prepararlo.

En una época en la que la coctelería es cada vez más compleja, es completamente normal –y a veces hasta se agradece– que surjan o revivan corrientes opuestas, que aspiran a la simplicidad sin sacrificar un buen sabor. Por eso, no es ninguna sorpresa que los highballs japoneses estén reviviendo en las barras del mundo. Y aunque sus ingredientes son simples, hay un par de secretos para hacer de este trago una forma única de tomar whisky .

El origen

Estrictamente, un highball es cualquier licor mezclado con una bebida carbonatada, servido en un vaso alto con hielo, apropiadamente llamado highball. Digamos que es una versión bien hecha de la mayoría de los tragos que tomabas en la preparatoria.

La receta apareció escrita por primera vez en 1900, en el Bartenders Manual de Harry Johnson, y sus ingredientes eran whisky escocés , agua mineral y hielo. Sin embargo, desde casi un siglo antes se hacían bebidas similares.

El boom del agua mineralizada en 1767 fue el detonante perfecto para que se pusiera de moda años más tarde el brandy con agua mineral, bebida a la que sólo le falta hielo para considerarse un highball. Este ingrediente no llegó sino hasta mediados de los 1880.

Publicidad

Esta moda aterrizó en Japón en los años 20, época de auge para el whisky del país. Aquí fue donde la fiebre del highball explotó, y aunque perdió su popularidad en el mundo occidental, Japón, a la fecha, es el mayor consumidor de esta bebida, y se sirve desde en bares pequeños frecuentados por oficinistas, hasta en lugares especializados en los que los bartenders cuidan hasta el mínimo detalle: mueven el hielo con la cuchara trece veces y media para enfriar el whisky y añaden el agua mineral con un cuidado meticuloso para no romper las burbujas.

¿Por qué es diferente a un whisky soda? El secreto está en las burbujas. El agua que usa agua mineral más carbonatada de lo normal y hielo de mejor calidad –sin burbujas ni minerales–.

Preparación

Aunque por la cantidad de ingredientes es imposible considerar a este trago algo difícil de preparar, en los párrafos anteriores debes haber adivinado una cosa: seguramente no es tan fácil de hacer como las cubas que te preparabas en la adolescencia.

Lo primero que necesitas es el whisky japonés de tu elección –curiosamente es el ingrediente menos importante– un molde para hielos redondos (estos se derriten más lento, y por lo tanto preservan el sabor del whisky. Para hacerlos, es muy importante que sirvas el agua lentamente, para evitar que se formen burbujas al interior del hielo), y agua mineral.

Si estás en el norte del país y puedes conseguir Topo Chico, es tu mejor opción. Si no, opta por Canada Dry Club Soda.

Una vez reunidos los ingredientes, la preparación es la siguiente:

  1. Deja un vaso highball y una botella de whisky un rato en el congelador.
  2. Una vez que estén fríos, sirve dos onzas de whisky
  3. Inclina el vaso y agrega poco a poco el agua mineral.
  4. No agites: se mezclará solo.
  5. Usa un twist de limón como garnitura.
Newsletter

Has quedado suscrito al newsletter

Publicidad
Publicidad