Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Nuestras Historias

Publicidad

Así era la espectacular dieta de los ninjas

¿Buscas bajar de peso y además tonificar tu cuerpo? Conoce la mítica alimentación que siguen estos personajes de la cultura japonesa.
Ninja
Conoce la dieta que seguían los ninjas

Sabemos que no hay mucha información sobre los ninjas, los personajes más emblemáticos de la cultura japonesa , pero algo es cierto: todos quieren imitar sus habilidades y estilo de vida.

El aire de misterio que los envuelve, sumado a su lealtad, hacen que millones en el mundo quieran ser como ellos a pesar de que los detalles sobre sus vidas son difíciles de comprobar.

Existen fuentes que detallan las distintas disciplinas de estos personajes, entre ellas, su dieta . Según algunos textos históricos, los ninjas evitaban las comidas olorosas para pasar desapercibidos ante sus enemigos.

Para mantenerse ágiles, además, tenían un régimen alimenticio muy restringido, similar al de un ciudadano rural. Se cree que los primeros fueron mitad agricultores, mitad samuráis, usualmente de clase baja, y comían como cualquier granjero. Eso se traduce a dos comidas al día, compuestas principalmente por mijo, arroz, vegetales silvestres y otras plantas. Además, pudo haber incluido ranas, víboras y saltamontes.

A diferencia del habitante común, debían mantener un peso no mayor a 60 kilos para conservar la agilidad y hacer maniobras, es decir, lo que pesaba una bolsa de arroz entre los siglos XV y XVII, época de la que data la existencia de estos personajes.

Uno de los textos principales sobre la cultura ninja, publicado en el siglo XVII, menciona que hacían “pastillas para el hambre”, cuyos ingredientes eran arroz glutinado, ñame y canela. Esto les daba energía en misiones en las que la comida era escasa.

Publicidad

Otra receta con los mismos fines requería cocinar al vapor una mezcla de corteza de pino, ginseng y arroz blanco. El resultado se dividía entre 15 personas, suficiente para sobrevivir tres días. Se calcula que cada una haya tenido 300 calorías, lo que no es suficiente para una comida , pero tiene una gran densidad de nutrientes.

Esta moda la llevaron también a las bebidas. Hacían “bolitas para la sed” con pulpa de umeboshi (un encurtido de albaricoque japonés), hongo de centeno y azúcar cristalizada, con lo que se formaba una mezcla rica en electrólitos (hoy se sigue usando, para curarse después de una noche de fiesta).

¿Te gusta consentirte?
Te enviamos la información de viajes y gourmet

Publicidad