Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Nuestras Historias

Publicidad

La evolución de Rioja en palabras de Matías Calleja, enólogo de Bodegas Beronia

Rioja es la Denominación de Origen Calificada más antigua de España.
Foto: Facebook Bodegas Beronia

Hace más de dos mil años, la vid y el vino eran una realidad en la civilización que habitaba lo que hoy es Rioja, en España. Desde entonces la tradición vinícola de esta región ha evolucionado y pasado por distintas facetas. Hoy la Denominación de Origen Calificada Rioja sigue cambiando. Matías Calleja, enólogo de Bodegas Beronia, una de las más emblemáticas de la zona, habla sobre ello.

“Cuando comencé a trabajar en los años 70 la viticultura se basaba en la acidez”, recuerda Matías, quien ya lleva 36 años trabajando con Bodegas Beronia. Esa característica de los vinos era fundamental, ya que les otorgaba la capacidad de guarda. “Era muy claro que querían este estilo de bebidas: finas, elegantes y sutiles, que a la vez soportaban el paso del tiempo”.

Durante décadas una de las características fundamentales del vino riojano fueron las potentes notas aromáticas que recuerdan a la madera, el tabaco y las especias como la pimienta negra, provenientes de un largo reposo en barricas. “Actualmente existe una tendencia a la naturalidad. Hemos visto que las personas buscan vinos en los que predominan los aromas a fruta, sobre la madera. Así que también hemos cambiado, de hecho fuimos los pioneros en este estilo”, cuenta Matías.

Publicidad

Además, también asegura que la tradición es un elemento que no se debe de dejar de lado. De ahí que utilicen barricas mixtas- es decir de duelas combinadas entre roble americano y francés- para la crianza y para imprimir la personalidad que identifica a los vinos de Beronia. “El tipo de roble afecta al sabor y perfil de los taninos, así como al color y la textura”.

Existen más etapas y cambios por llegar. Para Matías, el futuro de la enología debe de inferir más en la sostenibilidad. De ahí que estén estudiando nuevas formas de trabajar: con selección de racimos y recuperación de formas de cultivo y vinificación tal y como lo hicieron los antepasados de la Rioja, los Berones. “Yo lo que pienso es que los enólogos tenemos que atender los cambios pero sin desestimar lo que traemos detrás”, concluye.

¿Te gusta consentirte?
Te enviamos la información de viajes y gourmet

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad