Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Lo nuevo de la Torre Eiffel

El monumento estrena un piso de vidrio que costó 30 millones de euros.
-
Getty Images - (Foto: Getty Images)

La Torre Eiffel de París , el monumento de pago más visitado del mundo, inauguró este lunes una primera planta renovada, con un espectacular suelo de vidrio y un recorrido museográfico modernizado.

El más amplio de los pisos de la torre es, paradójicamente, el menos frecuentado.

La Sociedad de Explotación de la Torre Eiffel (SETE) espera que esta renovación lo convierta en un espacio de visita, consagrado a los servicios (tienda y restaurante) y al conocimiento del monumento.

La renovación de la planta costó 30 millones de euros y duró casi 2 años, pero la Torre Eiffel no cerró nunca durante las obras.

Publicidad

En medio de ese espacio de media hectárea, inaugurado este lunes por la alcalde de París, Anne Hidalgo, el suelo opaco que bordeaba el vacío fue reemplazado por un suelo de vidrio, y la reja de protección, por una pared de vidrio inclinada hacia el vacío.

La sensación, a 57 metros de altitud, es impresionante. La altura total de la Torre con las antenas es de 324 metros, la segunda planta se encuentra a 115 y la tercera a 276.

Dentro de su estructura de hierro, se registra un incesante flujo ascendente y descendente, ya que la Torre Eiffel es un gigantesco belvedere al que acuden cada año 7 millones de turistas del mundo entero para contemplar París a sus pies.

Publicidad

Espaciar y administrar ese flujo interminable de gente es uno de los objetivos de la renovación de la primera planta, ya que la tercera tiene una capacidad máxima de 400 personas.

"El objetivo es subir lo más rápido posible, es un circuito similar a un sistema sanguíneo", describe Wilhelm Dubelloy, alias Wim, recepcionista en la torre desde hace 13 años.

Cada siete u ocho minutos, dos ascensores de dos niveles emprenden su rotación entre el suelo y el segundo piso. Para seguir subiendo hay que tomar uno de los ascensores "duolifts" que llevan al tercero.

En el primero, además del suelo de vidrio, se reconstruyeron los espacios de recepción del público y se modernizó el recorrido pedagógico. La SETE desea que los visitantes no sólo vengan por la vista, sino por la propia Torre Eiffel.

Publicidad

"No somos un museo, pero tenemos una historia", declara una portavoz de la empresa administradora.

Continúa leyendo en CNNMéxico.com

Newsletter

Has quedado suscrito al newsletter

Publicidad