El CEO de Mercedes Benz confirma un nuevo supercar híbrido

Platicamos con Radek Jelinek sobre su trayectoria como empresario y las novedades de la automotriz
Radek Jelinek, CEO de Mercedes-Benz
Radek Jelinek, CEO de Mercedes-Benz  Radek Jelinek, CEO de Mercedes-Benz  (Foto: César Toledo)

Mientras los invitados entran poco a poco en el patio del Museo Casa de la Bola, donde se celebra 31 mujeres que amamos de la revista Quién, nos sentamos a conversar en el impresionante jardín que rodea el lugar con el CEO actual de Mercedes-Benz México, Radek Jelinek.

Radek nació en la Checoslovaquia comunista y, a los 20 años, viajó a Alemania para buscarse un futuro. "Escapé con mi mochila, atravesando montañas y llegué sin estar graduado para trabajar de todo", recuerda. Así, combinó los estudios desde los 24 años con un trabajo de seis meses como becario de finanzas en Mercedes-Benz.

Un trabajo que, al parecer, duraría más de lo que esperaba y lo llevó no solo desde Stuttgart –la sede de la automotriz– a Argentina pero también a la Venezuela pre-chavista, a Berlín como presidente de Chrysler –cuando estaban asociadas–, a Milán y a México desde hace un año y medio. "He estado casado con Mercedes-Benz desde muy joven", bromea.

Nuestro país el último de una larga lista de logros. Nombrado como el mercado del año por la propia Mercedes-Benz en 2016, "México ha vivido un crecimiento de más de un 30% junto a la región NAFTA –compuesta también por EUA y Canada– y está teniendo un verdadero año récord en cuanto a satisfacción del cliente. Algo estamos haciendo bien", presume orgulloso Radek. Aunque también reconoce que el producto en sí ayuda muchísimo a conseguir impresionantes soldouts.

Sin embargo, este 2017, el reto de la compañía es superarse a través de dos grandes aspectos. El primero de ellos es la digitalización, cuya implementación es más necesaria que nunca como la única forma de llegar al manejo autónomo. "El auto se va a convertir en una caja de datos como cualquier smartphone y se requiere gente joven que realmente tenga la expertise", explica el empresario. "Es lo que quiere el cliente de ahora y debemos adaptarnos en general como industria", asevera.

El desarrollo de los motores eléctricos es la segunda de las prioridades de Mercedes-Benz en México. Así, Radek advierte que este será el año de los autos híbridos, tanto en camionetas familiares ejecutivas como la GLE 500, como en nuevos proyectos. "Estamos cocinando con AMG un supercar de edición muy limitada. Este tendrá una plataforma y tren motriz de la Fórmula 1 con 1000 caballos de potencia, pero totalmente híbrido", explica ilusionado.

"Intentamos dar un paso adelante en tecnología ambiental sin perder nunca de vista la velocidad", concluye. Así, Radek Jelinek nos confirma que Mercedes-Benz no dejará nunca de fabricar vehículos espectaculares que se adapten a los tiempos que los rodean. Al fin y al cabo, lleva 130 años haciéndolo...

Ahora ve
Este es el porno que le gusta a los mexicanos
No te pierdas