Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Nuestras Historias

Publicidad

5 canciones para amar los teclados en el rock

Siempre a la sombra de la guitarra, el teclado ha sido menospreciado en el rock pero eso termina hoy y aquí.
Jon Lord
Jon Lord, tecladista de Deep Purple

La guitarra otorga potencia, el bajo seduce con su sonido grave y la batería marca el ritmo y desata la fuerza del rock. ¿Y el teclado?

Siempre a la sombra de los instrumentos en la alineación de las bandas de rock, el teclado ha sido ninguneado, infravalorado y visto como el sonido de relleno en las canciones.

Sin embargo, más allá de ser la 'tapadera perfecta de las malas bandas' –que cubren sus deficiencias musicales y su incapacidad para crear muros de sonido–, el teclado aporta texturas a las canciones. Les da cuerpo y sostiene las composiciones con sus acordes en segundo plano.

Afortunadamente existen canciones y bandas que descubrieron la importancia de su sonido y lo incorporaron en su alineación básica.

Ya sea que esté siempre presente otorgando consistencia a las interpretaciones y creando ambientes sonoros o como el instrumento principal –cualidad que el rock psicodélico y el progresivo explotaron–, para sostener y crear a partir de las improvisación de sus intérpretes, los tecladistas son pieza fundamental en grandes bandas a lo largo de la historia.

Hoy día existen canciones impensables sin el teclado y talentosas figuras como estas cinco grandes interpretaciones:

Publicidad

Roundabout – Yes

Rick Wakeman es al teclado lo que Jimi Hendrix a la guitarra: virtuosismo, agilidad, efectos y una tremenda capacidad para improvisar hacen de él una leyenda y la magia de Yes, así como el corazón de esta canción. No por nada siempre usa capa en sus presentaciones.

Light My Fire – The Doors

Sin duda, The Doors es una de las bandas que mejor aprovechó el teclado en su música. Prueba de ello es el innegable talento de Ray Manzarek cuyas interpretaciones acompañaban a la perfección la voz de Jim Morrison, se fusionaba con ella y cuando debía, era el protagonista . Aunque es un lugar común, 'Light My Fire' es una muestra perfecta de ello.

She’s Not There – The Zombies

The Zombies es una de esas bandas que no sabes que has escuchado, pero las ubicas perfectamente gracias a su sonido, basado en el uso de teclados y órganos. Pioneros en el uso de este instrumento en el rock, en 1964 se publicó 'She’s Not There', canción escrita por el tecladista Rod Argent, principal compositor de la banda y virtuoso de las teclas, que no dudo en desplazar a la guitarra de los solos protagonistas.

Hush - Deep Purple

La legendaria banda británica es mucho más que humo en el agua. Muestra de ello es 'Hush', cover juguetón que muestra la impecable técnica al teclado de Jon Lord, quien tuvo una formación clásica que supo aprovechar Deep Purple a lo largo de su carrera.

Walk on by – The Strangers

Conocidos por agresivo sonido punk combinado con una base melódica creada en los teclados, The Strangers ofrece una cátedra de cómo hacer un cover perfecto tomando como referencia una canción de Dionne Warwick; aquí el sonido crudo de la guitarra se contrapone al armónico ritmo del teclado que fluye hasta un épico y prolongado solo cortesía de Dave Greenfield.


Series, eventos, música y más...
Recibe lo que debes saber del entretenimiento.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad