Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Nuestras Historias

Publicidad

La ciencia detrás del chocolate

Cada barra esconde muchos secretos científicos y aquí te contamos algunos.
Chocolate
Chocolate

Las barras de chocolate que se encuentran en los supermercados no deberían de estar en el pasillo de las golosinas. Un mejor lugar sería a lado de las frutos rojos o de los superfoods, ya que albergan más secretos científicos y nutricionales de lo que aparentan. Uno de ellos es que contienen mayor cantidad de antioxidantes que ciertos jugos de fruta, de acuerdo con una investigación publicada en Chemistry Central Journal .

Dr. Debra Miller, la autora de la publicación, asegura que las semillas del cacao son una súper fruta que provee al cuerpo de considerables cantidades de polifenoles y flavonoides.

La forma de comerlo importa, y las mejores opciones son en polvo (como cocoa)o en tabletas de chocolate oscuro. Por otro lado, no conviene tanto consumir los chocolates destinados a servirse como bebidas calientes porque prácticamente no contienen antioxidantes, debido al proceso de alcalinización por el que pasan.

LEE: 5 TRAGOS QUE DEBES PROBAR ESTA TEMPORADA.

Publicidad

Independientemente de la presentación final, todos los chocolates contienen teobromina, sustancia responsable de producir sensación de alerta y bienestar en el ser humano.

Según los estudios publicados por la US National Library of Medicine , este estimulante también puede actuar como anti inflamatorio, protector del sistema cardiovascular y antitumoral. Otro componente presente en el chocolate es la Anandamida, que estimula las sinapsis entre las neuronas del cerebro. Esto deriva en sensación de bienestar y en la activación del estado de alerta.

Eso sí: hay que tomar en cuenta que estos beneficios son mayores cuando el chocolate es auténtico y sin aditivos.

LEE: DESAYUNAR PIZZA ES MÁS SALUDABLE QUE UN PLATO CON CEREAL

Fijarse en el contenido del empaque es indispensable, ya que existen científicos que están desentrañando el sabor y aroma que este delicioso producto contiene. Entre sus más recientes descubrimientos aseguran que el aroma a chocolate es en realidad la combinación de 25 moléculas que por sí mismas despiden olores no muy agradables.

Un ejemplo es el ácido acético, que huele a vinagre; y el trisulfuro de dimetilo, cuyo aroma recuerda a la col. ¿El siguiente paso? Establecer las cantidades correctas que se encuentran naturalmente en el chocolate para crear “auténtico” olor a chocolate.

¿Te gusta consentirte?
Te enviamos la información de viajes y gourmet

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad